consume cannabis

Fotografía: Kaco Hübner

Poemas de Alejandro Lloret

Publicado: 2020-11-29




                                                          ***


no es la misma aventura ) exasperada 

del más crudo spray crimson

– espejo tallado

entre el margen, cadencia de donarse 

alrededor 

y el agua fosilizada 

en el acuerdo de las cosas 

verbales


ah las imposibles cosas

del mercurio fragmentado en los colores 

sin oro.

un atardecer permanece rendido, sumergido

con toda la violencia de su carne

- vértebra invadida de palabra –

en la fórmula de uma molécula de lengua, al 

fondo, 

donde anillos triangulares deshojan 

sus huevas

en parábolas reñidas dentro del mantra 

que estanca la sequedad

del universo

todo tiene una inmensa, terrible copa 

en la circunvalación de los halos

: la ruta de las palmas fonéticas, 

los rigurosos accidentes del sol,

las guías para cierta ebullición, los peces 

de una pista bifurcada

na experiência da alma da árvore.


las coartadas del signo duran, fulguran 

a la altura

de una rosa loca

por un inconstante amor al malva transitório


que            obra.


no es lo mismo

que el vago sentido del desierto

entre la sombra de los muebles de hoy,


la aventura de hoy

SIN CORRESPONDENCIA

hoy


como si poseyera la distancia de los 

cuerpos,

en estrecha disipación

de pautas químicas. tórax

de ruído, invitaciones efímeras, 

ruina vocal de utopía,

los ilusorios trazos del misterio 

saben en que pestaña 

aderezada

un coheteo de hojarasca no azul transita, 

insomne

en contradicción con el tiempo.


la marea acaricia la espalda ardorosa de la ilusión.


toda ilusión arrastra

intenciones mutantes en el

magma


crítico


que abre la roca a nado.






                                                             


                                                    ***


un ciprés como algo adelante precipitado en cypress-es lo que 

fue um cupreso um minuto antes de ser um flujo en curso de

ne-nu-far nem faraway ninfea face bela-vista de volcán apagado 

la candidez del sol s o l f e a n d o lunabonitando la soledad del 

papel papayayer y la edad del cor-razón colorín colorado orines 

oran con el dardodedo empinado empecinado má allá del jajaja 

de esa acción demasiado antes demasiado al lado del 

paisa-genital dentro del ciprés de los cuentos cuántas veces son 

cuernos excessivos com chivos vir u lentos en el sushumnático 

recuerdo que se fuga y acaba siendo pulpa em meadero de alta 

espuma duchampiano al sur de los champiñones pumas pumas 

mixagem de luxo de palma real y alma esclava: avecitas veritas 

verijitas en las salinas del ciprés res performática con tema 

arbitrário? endiamantadamente inconexo entre conos y eixos? 

next to dadyario de azufre antes de nunca nunca antes nunca 

después del ciprés de elefante gong gagueante gargantilla 

flagrante de fuerzas cristalpluviales ci-presionadas en marcha 

de tarde verde de la más pura masa que vos veréis frutos de 

los ardides árduos totalmente ideales como el modelo del cypress 

que no tenía ritmo al comienzo.








                                                                ***


despierta el cuerpo como ningún cuerpo despierta 

o

como uma luz clava flechas        en    el      o j o 

                  de la curiosidad sin sustancia

que excita incita o precipita                         una furia 

envuelta en trazos y retazos de tracto biológico 

cliché

ninguna provocación la evoca ningún vocablo la invoca 

boca-a-boca     sin cabo       ni rabo         suelto

ni hallazgo hachazo corporal em troca          trata

com tacto el pacto en el acto de orinar contra el muro 

cuando el cuerpo despierta

y abre su ojo lateral       su ojo       sin ojo el que sonríe siempre 

que el cuerpo orina         y mira hacia arriba

donde espera por sí 

y abre el campo 

donde

no hay 

inmundicia 

ni líquidos 

uretrales

sino fluidos e s t e l a res 

que gotejan desde algo acima 

das extrelas

y que el frémito al despertar               mira

sin perversión sin outra versión sin aquella a la 

cuál                  aspira.






                                                          

                                                                     



                                                          ***


la casa. re-saca en la grieta del rosal liso 

de la página sin seno,

alas de hierro indeciso y ebrio gotean en su nombre y en el color

de su co2

frenillado a los filos epitérmicos de su contraseña

latente

en el avispero

de la amar-pura que ora en la lectio de sus tazas.

entra y sale de sí, la casa, casi nunca casa, casi siempre 

cama casual 

sofocada en el charco

donde duerme la garra del felino 

(bajo su tallo dorsal

una sombra pone a sangrar la puntuación del descanso). 

casa, cono árido, voz sin 

adentro, ataque a la bufanda

y al canturreo torcido del ojo gritoso de la palabra

en la puerta.

la puerta. los sueños de lavanda táctil olfatean

la costilla de afuera,

las huellas indetenibles de las lenguas 

vienen a sentarse

en la mesa de pvc durante horas precisas. 

la puerta. la mesa. algo atraviesa

las cápsulas de sol farinjado en el perfume autoritario. 

transhumancia cristal del perfume en la cuchara, 

en la cresta de la cuchara, 

pidiendo siempre, 

pidiendo siempre.

junten funciones de la casa

: la sala. el calcañar de la sala que avanza en la ciudad y viste 

los guantes que usan los vocablos linfáticos. 

pisa la cintura de un gajito insignificante en las avenidas, 

entretenido con el aroma del sándalo (escandalizado en la 

cocina), 

su narina magmática, ahora fatigada,

como las categorías de las gotas que golpean el vidrio 

del cuarto.

el vientre escapular del cuarto,

la patela encuadernada en una vastedad crucifija de la infancia. 

el cuarto,

lugarcito donde zurran el outro de los otros, 

a massa sobrevivente de ninguém.

casa sin casta, lluvia                          r e b a ñ a, 

saca tu carne subterránea, aleja la contrasombra, 

lastima tu propia mueca

antes que lo haga una esquirla banal en tu mente.







                                                                             ***


para sí o la hora no chispografa

el horizonte sobre la franja hocica, allí

entre el mechón distraído que dura en la camisa 

y la conversión del tartameneo en brisa 

para sí)

el oficio recíproco). en el mismo horizonte, 

soles duplos se mueven, alfilerados

en aglomeraciones de puntos ciegos). bigotes 

impares posan en los ojos lunas antes de ser apagadas 

por la metástasis del humo.

la lengua muaré de Afrodita, su desprendimiento 

en dones y drones creados para la contemplación, 

danza por um camino estrecho de cartón

y vientre.

apuñalan un fruto, recelan de un plano 

para el silbo del espejismo naufrago 

en la seda negra del melogasmo). 

para sí no se pronuncia para sí, 

porque el objeto no es uma palavra 

con manecillas exactas. 









Alejandro Lloret nasceu em Yaguajay, na Província de Sancti Spiritus, Cuba, em 1957. Vive em São Paulo desde 1993. Possui a residência brasileira. Estudou na Escola Nacional de Artes de Havana, de 1973 à 1980, especializando-se em pintura e desenho. Em 2012 começou a ser representado pela Galeria Almacén e pela Galeria Ipanema.

Exposições individuais:

2013 “Primavera negra”, Galeria Almacén Gávea, Rio de Janeiro.

2006 "Véus de março", Nader Art Gallery, em Santo Domingo, República Dominicana.

2007 "Brasil- Cuba: Trânsitos Poéticos" na Embaixada do Brasil em Bruxelas, Bélgica.

2002 "Alejandro Lloret", na Ana Maria Mattei`s Gallery em Santiago, no Chile.

1996 "Pinturas: Alejandro Lloret", SENAC Lapa Scipião, em São Paulo.



Escrito por

Willy Gómez Migliaro

Willy Gómez Migliaro (Lima, 1968) Poeta, profesor de literatura y escritura creativa, asesor literario y corrector de estilo.


Publicado en

Poesía

Poesía en lengua española