sin ciencia no hay futuro

Poemas de Ana María García

Publicado: 2020-07-10



                                                              [De Hormas & averías]





                                                                   CRIOLARIO


Amo a mi sombra. Incesto.

La cabeza se desliza por el ducto.

El río funge colátero en líneas pentas.

                                     Fluyeagua. He de yo.

Escurrídome del agua como también

                                      de sus líquenes

                                      de sus flosales

                                      de sus livinos.

Cordio que de sí mana

La cabeza purga el vientre que es de

                                     mimbre. Mamo.

Mamo carne. De la misma sed mamo.

Cruzo el horizonte. Bajo el fuego rojo

                                    de la fragua el

hierro débil bajo el fuego goloso.


Caerá la lluvia como una columna gris

                                     en el desierto y yo

me aferraré a ella como un vínculo

largos lagos negros


la pálida memoria

la memoria de hule


hipos legañas cordón de voz

la proporción de un pecho ludinal

                                              césvico

                                              nánavo

el lengüetazo verbo lúbrico

el ese por el cual doblo y duplico. Oso el calco. Miembro al afín.

Redundo en la pulsión. Estaco en óseo. Forjo.

Yo forjo.


Soplos hubo. Pasmos. Aceleraciones. 

                                      Flotante machohembra

                                                      muchedumbre

sobre un dios deserto. Sobre un río.

              Sobre un cesto escuálido.


En aridez explayo los capilares. Armo

                                        entre las manos

                                        entre las extremidades

me parodio

hablo del mimbre y no hablo de las aguas bajadas

por el lado por el cual se es y se sostiene

aunque sea yo quien las aboque

                           quien las cubra

                           quien las escurra


Cráter, mal cráter que ha sido palabra en el remedo

apacíguame lengua

voceo

la primera piedra contra la sustancia


la ovada maridez de vientre en panza

grano gasa


el mismo tufo lácteo

alrededor del claustro

para que al final escupa el mismo barro.








                                                                 DE CIERTO


                                                                                                         Corazones vuestros

                                                                                                                 tras sus dioses

                                                                                                                                dioses

                                                                                                                   tras sus patas

                                                                                                                 tras el barro de

                                                                                                                          sus patas

entraron en aglomerados chorros y el mío

                                                quedó colgado

del suyo


                                               De los dos, uno era yo

                                               cupo el doblaje

                                               como las dobles palmas de las aves

                                               benevolentes

el eco pardo

los logos redondos del uranus

y los ojos ecuánimes de los rumiantes

                                   y de los abejorros

                      como el lerdo flujo de miel entre costados


plástome en el amor bilátero

                                   inmortal

                                     rocuno


sus racimos escupo tropa esquivo (pero el racimo es poderoso y

hasta en los enfardados muertos crecen

el mar y los cabellos)


aunque parezca mentira yo obtuve la visión

de aquel incidente

como el pertinaz fotógrafo logra al fin

el codiciado desnudo:

por casualidad


la casualidad no restó espanto

la comprobación de esta causalidad a través de

infinitos espantos reafirmó la huella original

una drástica e inmóvil revelación:

todo motivo era producto de un movimiento anterior el

movimiento que había producido el chorro

por puro gusto


era yo


integro en su rama

porte


proa y popa del vaivén

los pies descalzos daban pasos prudentes sobre la cubierta bañada por la brisa y 

                                                                                                                               el huracán  

                                                                                                                           de las brisas 

galas y galeras

dobles cabos en el orden de la mar

y en el orden del escudo binombre

plagio

diluvio


la ingestión minúscula y el grueso chorro

                             no eran acaso innobles

o más

puesto que su naturaleza (por decirlo de alguna manera)

carecía de propósito

sus causas desestimadas corrían como escombros


caí


entraron en aglomerados chorros y el mío

                                                quedó colgado

del suyo


diluvió

no hubo manera de arroparse

la cizalla segmentó el huevo en rodajas pares palmas y logos

cayeron los gemelos inorgánicos

el viento trajo pálidos pétalos


el hombre suplirá su origen y lo llenará de mentiras.








                                                                 ORACIÓN


Padre, ¡Oh Padre!

¿quién repone a tus hijos?


sus carnes coloradas se nos caen

plaga lluvia sobre la arena.


(en el arenal es difícil toparse con alguna huella

las madres son gordas y apestan a hijo

revientan las caderas en las faldas de lustre

no hay deseo

y el hombre

se vuelve

un mar agreste de vísceras negras

por el hambre

quizá

por el hambre)


Padre, ¿Oh Padre!

coplo

y pendo en rama ajena

¿quién repone a tus hijos que son bípedos?


La sombra de una giba en el tardío horizonte de la historia

y cae la rama


venir desde los antes

las clavas cabezas, la espina desencorvada

la pezuña

las dobles secretantes. El panal entre nudos.

Padre, ¡Oh Padre!

Encarna y asunta es la huella de la gran pezuña


lanza

corre

criba

oscuros son      son oscuros tus recintos y

tus untos agrios

¿quién repone a tus hijos cuaternarios?


Almita pujadora

en el rincón cuna

a quién orar en las malas y nocturnas noches

                                                      incorpóreas?

Secos y putrefactos

los lunares lunas

la ósea carne

sobre el pavimento


                                             no ha fuentes

                                             no ha luces

y nada bueno habrá en tanto quiebre el gancho

sólo el hombre montante. Un cuerno alfil encabezado. Un cuenco

vegetal

la fusible labialidad del eslabón

que puede ser no tan clara (y sin embargo ser su forma bocal.

Más manual que terca. Aquello que a la vez lo abre y a la vez lo cierra y también

Lo aprisiona. Y no su propio dedo).


Un martillo atraviesa el vidrio de la pequeña urna

La imagen desprotegida se cobija a morir en la madera

La uña del uro se ensaña con el animal blando


lanza corre criba

ira rabia

ira pena

lanza

corre

criba

degüella a los degollados









                                                                ESTIGIA (Alegoría del agua)


El río solo es la corredosa aridez

de la sombra

alargada y oscura del agua residida

y no como se cree el agua misma

ni yo misma


yo misma

en el pequeño pasto entre los juncos

incuenca


niego el continente

la sombra de la que hablo

el eco

la pantalla

el cuerpo y el propósito del cuerpo que se me es oculto


una especie de razonable armonía

entre el pez y la piedra el agua

así como expía también impide

la laxitud irremediable mente unida

                                                    uniéndose a la muerte,

porque no ha podido nunca concebirse el

                                                    reverso del origen


los más antiguos propiciaron esta partida húmeda

esta gota reidora gota riego

amachada criatura en creador que en semejante crea

por el desprendimiento o por la idea infinitesimal

los más antiguos propiciaron esta partida húmeda


nosotros heredamos sus dioses y sus juramentos

bellas ondas en el seno rancio

ellos juraron por el agua

más allá de su nombre.









      EL MURO (EXPLICACIÓN DEL PARAÍSO o más exactamente, del primer pecado)


En ese final que se perdió había un muro al que algunos llamaron murallón,

pero cuyo nombre permaneció

inalcanzable

porque debía ser tocado y traspasado

su ultimidad y tendencia: poner en él las manos.


La materia, desconocida ahora, fue elemental entonces

una especie de carnebarro-polvo (digo yo)

en la que las huellas del acercamiento podían integrarse por presión

inmediata y construir

la misma materia

inserta nueva lúcida y el hombre (lo que quiero decir es)

uno. Lúdico y paraíso. La gracia solo arborecía en el jardín espontáneo; esto era más. El ardid preciso estaba en el límite. Pero…

el cuerpo

sus orificios plásticos se ofrecían

como cualquier pitillo o jeringuilla o aguijón circuncéfalo

tentado por una forma paralela: a cilindro, cilindro.

La verticalidad, la horizontalidad en destino

fácilmente sustraída por la hembra y el varón

hicieron

hasta hoy, invisible el muro.









                                                                  NATURALEZA MUERTA


Toda mesa comprende al hombre y lo anima en el binomio

converso

a solo, a congregado, a solo.


Toda mesa está comprendida en el nombre de la cruz

y en los cruzamientos

sin embargo

alguna vez sufre (o ha sufrido) la tal profesa herida

de la bagatela

alguna vez en ella escatimados.


Inesperadamente llega la noche sobre la mía

las moribundas partículas de la imagen directriz hacen

malabáricas figuras.


Queda la arcilla

las manos pardas

el oscuro musgo en las comisuras

las candelas encendidas

el vino opaco.









                                                                    ENCÁRGASE LA VIDA


Encárgase la vida. La vida, que es una masa triste que se pega a los dedos. La 

vida, a la que hay que sacudir cada noche o cada día con voz nocturna. La vida,

que a todos nos afilia

para nada.


                               Pero hay un día que se nos da sin previo aviso, tan solo para acompañarnos.

Nos toca con su sedosa cinta colorida y grita un nombre. Tiemblan los colores. Se

 musican. Se anidan. Y se abren como pierna o mantos o dóciles pezones. El 

nombre queda dado. dado y azul.

Dícese que la vida se encarga y en efecto: el nombre queda dado. Puede colocar las

 puntas de los pies en el espacio y girar alrededor del mundo hasta arribar al canto.

 Pero nada es otra cosa que el presagio introito de largas avenidas de hielo helados

 ríos solos

que de hielo te untan


el nombre que de vientre prosa y en vientre

castra es el punto capital de estrella a entraña.


Recoge de frentes fronteros interceptus

hitos por donde se corre y corre todo

el vértigo del verbo que es ya y desde ahora

carne

una carne dolorosa pero prometida

para rebasar la huesuda cuenca ósea

                                     pálida insulsa mortal por el vacío

la huesuda cuenca sede palaciega donde muere siempre

la naturaleza tuya

excepto hoy


el día como digo en el que se da el nombre apropiado

a ese todo canto que tirabuza de espasmos


alarir el nombre es alarir

y apropiado es hacerlo con el tacto abierto

por si la voz sucumbe


mientras tanto la vida toma tiempo y sale

no le oímos cantar

se recoge la falda

afila la hoja hasta el borde

                    hasta la raíz

ríe









                                                                  ARTE POÉTICA

                               (Y no tanto del cómo cuanto de la causa; causa ajena) 


¿De qué vale herrarte

de que valió

la alforja y la faja

y la acción

de halar y de parir?


empederniste los muslos

                               fieros-bravos y estancos

                               a rabiar

a trajinar por vías-propias y ajenas- con espanto o sin él

en todo caso en el trajín habían puesto el dicho el puesto

sólo que no así –o no tanto-

                                       “puede afectar su condición”

                                       “puede no ser grato”

por toda carne un músculo

por todo espejo una casa

                                        un umbral

                                        un cuerno

por todo desaforo tres segundos de tumba

                                        sobre la flor

húmeda

por toda resaca una sola tumba

húyete antes de que vuelva

              -el peligro está en el cumplimiento del ciclo

                                                          no en el cielo-

huye que las rozas son erizos blandos y labios

muertos las escamas de los peces huye

de los bultos y de los fragmentos

huye también de la casa en la que duermes

y duerme el celo

en celo


prepara los cuchillos.







                                                                    NA CASA*


                             una casa de piedra y no hay más casa que aquella

                                                           una casa de exilio

                                           ni siquiera fui un niño en esa casa

                                                           yo ya era el exilio


                           desde entonces lleno de piedras blancas mis bolsillos

                                                  por si alguna noche vuelvo


                                                     las piedras envejecen.


*(En idioma gallego, en castellano: “en casa” o “en la casa”)













                                                     [De Juegos de mano]





                            EXPRESA LA ELECCIÓN DE PARTES Y DISTANCIAS


   (No confundir con la seducción del abismo. Se trata, más bien, de una quiebra de 

                                 lo absoluto aunque parezca su versión opuesta).


Lo que tú haces. Tus movimientos. Las palabras que salen de ti antes de decirlas.

 A todo lo que te aproximas. Lo que nombras. Lo que tocas. Lo que infieres- Todo

 me incube. A todo le he puesto el nombre de mi mundo. Su sombra implica mi 

germen. 

El rumbo de lo que llamo distancia viene de ti.


Acción no pacífica ni mística.

Dictamen.

Acto de consagración. Atención de lupa. De incandescencia.


Más allá de ti ni siquiera tú. Sólo de ti lo que tú generas. La más ligera savia. La 

más transparente. La más blanca. Pero toda simiente…con ella siembro.

No en el hundimiento mortal de una semilla fémina aterrada en su mimetismo. No

 el grano que ha aceptado y se conforma. Con ella siembro en el gesto de tu mano 

desganada en el que yo no ocupo lugar. De ese gesto invisible proviene mi 

siembra.

Venero cuanto tientan los ojos que aproximas. Tus pupilas islas. La extensión 

vacía de tus índices. No me alcanza el celo de lo que ves y posees. Las cosas que 

cada día te desfiguran. Las apetencias a las que respondes. Dejo que ocurra…



Dejo que ocurra alguna vez.








                                                                ARS AMATORIA


                                                                           “Ay ese amor que hemos llorado tanto se

                                                                  Largan largan los ríos que se aman partiendo”

                                                                                                                                 Raúl Zurita


No vengas

No aproximes a mí lo que de ti y a tu pesar verace

Se en cambio la mentira grande de tu cuerpo.


No vengas;

Evocado se

Apenas madrugada esgrime.

El amor hace su bien de la poca verdad.


                                                                              “Hasta entonces se concebía, en efecto

                                                                              Y se esparcía la semilla, no uno en otro,

                                                                                          sino en tierra como las cigarras” 


(Formas que requiere el ansía)


yace apenas con las manos abiertas

no pronuncies ni sepas

se postizo


¿Qué iba a ser más que tú

acaso tus sumandos

o tus ojos


acaso

tus segmentos... cuando desayunas…?









                                                               COROLARIO DEL POEMA ARS AMATORIA


Pedir verdad confunde al amado

no comprendemos suficiente al destino cuando se nos viene en

paralelo y nos armamos contra pretendiendo contra

sin saberle sabio

cogido el amor escapa a sus esencias y en su huida deja

apenas sus escamas


la fábula tiene el propósito de explicar

que línea paralela

es jamás

tocarse.








                                                                   POIEESSIS


Todo intento de poema es un flujo quebrado. Quiébrase en sí.

Accede y se asemeja. Vuelve siempre. Hita y rescinde pero

vuelve. Limpio y en despeje; sin traición.


Parece que no fuera pero es. Parece que no fuera pero va.

Qué cabe entonces…cabe, en lugar primero, la paciencia.

Presumir el tiempo como sangre. Presumirlo. Afinarse en él

hasta papel y luego viento.


Este ingreso puede darse de dos formas. La primera es por gracia. La

segunda recibe de la gracia lo gratuito y después lo adquiere. Es el poeta.









ESCRITO A CAUSA DE LA NECESIDAD DE USAR UN PRONOMBRE


Uno es así:

Obtiene de la pluma el desliz; el uso narrativo, el discurrir, y hay quien se vuelve al 

ojo e inquiere que, cómo así verte vestida de mucha magnitud y después 

comprobar en la obranza lo insulso de tu peso al enhebrar. Y a quién habría que 

instar a la chanza es a ellos. A los que acuerdan en la desesperanza cotidiana.


Uno es así:

Pone ardor en los dedos y salen las palabras. De quién es entonces la culpa si no 

hay intentos de acceso. La lesión por fuego es la más dulce. Porque lleva a la 

consumación: la vivificación del sacramento que no es otra cosa que el acto más 

de carne.


Los contrarios que aparecen como manchas sobre algo y de cuya existencia no 

podemos maldecir, acusan. Cuando así los veo con sus rodillas asentadas sobre 

la columna, su actitud me provoca. Lo que me apetecería en ese instante es ceder

 y obtener de esa cesión la única verdad. Pero no se trata de verdad sino de 

verosimilitud, que no es lo mismo. La una califica, la otra solo sirve para la 

distensión.

Pero uno es así y por eso escribe.










                              Ana María García Silva (Lima, 26 de abril de 1948)

Estudios

Pontificia Universidad Católica del Perú (Educación, Filosofía)

Universidad Pontificia de Salamanca, España (Teología y Humanidades)

Universidad Autónoma de Barcelona (Terapia Sistémica)

Universidad de Valencia, España (Psicología educativa)

Autodidacta: Literatura

Publicaciones:

Libros: Hormas & Averías, Lima, Editorial Caballo Rojo, 1995

Lima, Editorial Caballo Rojo Segunda edición, 1999

En antologías:

Mujer y poesía, Carpe Diem, Lima, 1997

Poesía Peruana Siglo XX, Ricardo González Vigil, Ediciones Copé, Lima, 1999.

La poeta y el erotismo: estudio y antología. José Beltrán Peña, Editorial San

Marcos, Lima, 2001

Entre fuegos y pétalos, Universidad Ricardo Palma, Lima, 2008

Premio Orola, Madrid, Ediciones Orola, 2009

Poetas peruanas de antología, Ricardo González Vigil, Mascapaycha Editores,

Lima, 2009

Hablan las poetas, Roland Forgues, Lima Editorial San Marcos, 2011

En colaboración:

Basta, 100 mujeres contra la violencia de género, Lima, Estruendo mudo, 2012

Cuatro mujeres: cuatro pasiones, Compiladora Cristina Jarque, Madrid, Editorial

Letoria, 2013.

Coautoría:

Las alas del amor, poetas peruanos. Francisco García, Ana María García,

Edición Delta Air Lines, Lima, 2000


Escrito por

Willy Gómez Migliaro

WILLY GÓMEZ MIGLIARO (Lima, 1968) Poeta, profesor de literatura y corrector de estilo


Publicado en

Poesía

Poesía en lengua española