sin ciencia no hay futuro

Poemas de Nino Morales

Publicado: 2020-06-25




                                            QUÉ PODEMOS HACER EZRA


Ahora que estamos tan solos en este banco de niebla

escuchando a los Misfits en la plaza


los de mi tribu no te conocen

se burlan de nosotros/ menean sus cabezas y escupen nuestros poemas


remaches pasados de moda en mi chaqueta desgastada


mejor despabila el rostro

esa tristeza más inmensa que el océano


bien tú sabes

la ciudad es un maldito cáncer

que lentamente nos mata.






                                                           NOTA ROJA


Al Chino lo encontramos muerto

con una sonrisa de oreja a oreja en el Muelle de las papas

su cadáver dentro de un bote yacía inmóvil con 22 puñaladas

y en su bolsillo izquierdo

un papel arrugado que decía:


he visto un ángel danzar

sobre la cresta de una ola.







                                       ESE DEAMBULAR DE ARGONAUTA


zigzagueando cerro abajo

está cansado de no tener nave alguna


no existen nuevas rutas que lo lleven de regreso a casa

aquí ya todo está descubierto


colonizado por edificios y cajeros automáticos

por tomas que resisten a la nueva pobreza/


cree que debajo de las alcantarillas

existen penínsulas muertas que conducen a otra galaxia

este argonauta se conforma con oír el dulce trino de los Queltehues

el cerrar de puertas y vidrios quebrados

a perros bucólicos de una tarde cualquiera


persiguiendo una camioneta


repleta de jureles.







                                                               DESCENSO


                                                                                             Allá afuera la lluvia severa

                                                                                                   noche oscura y drones

                                                                                                    -Fabrício Marquez-


Bajamos al centro con Natalia/ zumbido de gaviotas/ el último Navimag saliendo 

del fiordo/ relámpagos partiendo en dos la urbanidad/ las piedras bajo el agua 

nos obsequian un lenguaje /

la locura de X:

un cometa próximo a la tierra/ vi a Dios meando

una luna de cartón.







                              HURGO EN EL VERTEDERO DE LA MEMORIA/


Retazos de un film post apocalipsis


Ninguna mano vendrá a levantarme del charco

la tuya por ejemplo

cálida y eterna

embarcaciones perdiéndose

                                     en el horizonte rojo de la infancia/

los quiltros de siempre y la tristeza bajo sus patas


he de atravesar esta calle con animitas

sus muros oxidados por la orina


jugué mis últimas monedas en los flippers/

y en una intersección oí decir a una chica:


-me gustaría morir lentamente/

ir apagándome de a poco-


yo pensé en bengalas

cayendo al mar.








                                                      BOTELLAS VACÍAS


                                                                                   en mi tiempo libre estoy

                                                                                              parado en la calle

                                                                                           -The Pinochet Boys-


Las madres esperan al hijo que no vuelve

y escriben salmos con tinta azul

en las paredes de sus casas


Jueves y nosotros apostados en la tapia

aquí no ha caído una bala

sino varias

las marcas están

las zapatillas son mariposas con alas rotas colgando de los cables


charquito de sangre

marchitándose ante las puertas de la desolación

                                       contra

botellas vacías

                                      el pavimento


la nostalgia se esconde tras la risa

mi madre ya no reza

y ha escrito mi sagrado nombre


en todas las murallas.







                                                          IMAGINO A LIHN/


Caminando con elegancia por la orilla de un balneario

recogiendo perlas y pequeñas piedras

camuflado entre turistas.


A Hemingway en su escritorio tomando whisky

(como quien bebe agua de un envase)

cargando su escopeta/ volándose los sesos


me imagino a mi mismo barrio abajo

escapando de la noche y sus secuaces/


el sueño siempre es el mismo:

una casa

rostros imprecisos

voces en off

una familia


te imagino en la ventana

el sueño siempre es el mismo

me dices te amo y de manera fugaz estalla el sol en tu pelo


Restos de grandes olas del pacífico desvaneciéndose en nuestros pies

en laberintos y mares subterráneos

habitando nuestra casa /


nuestra débil memoria.







                                                   P A N O R A M A L O C A L


                                                                   En este río silencioso que llevo bajo la piel

                                                                      hay radares que miden nuestra distancia

                                                              buzos extraviados en busca de algún vestigio


Es martes y en esta micro el mundo parece terminar/ desde la ventanilla/ a lo 

lejos/ detrás de las torres de alta tensión / helicópteros silenciosos atraviesan las 

poblaciones/ en un semáforo el esquizofrénico lanza manotazos al aire /arroja 

piedras a los transeúntes / nada nuevo en la región transparente: en un cyber café/

inmigrantes hacen llamadas de larga distancia/ es recién martes y todo se reduce 

a escombros/ a huesos calcinados /la luz de neón atrae sombras de otro tiempo/ y

en un parque abandonado/ aves epilépticas se retuercen sobre el pasto/ es 

martes y éste es el último recorrido /esta vez/ sin parada/

sin destino.








                                                                S E Ñ A L E S 


En este barrio de pasajeros anónimos

los niños se cuelan por el techo de sus casas


a través de las antenas satelitales interceptan mensajes del espacio exterior 

nomenclatura de otras décadas

y hemisferios extraviados

antes volvían mirándose las manos

y sus lágrimas se confundían

con el plato de sopa puesto en la mesa

observadores y pequeños científicos

son jugando a medir la distancia de los astros

en medio de colchones gastados

un cachorro lame sus heridas

en la tv

el himno de la Champions retumba en las paredes

Shevchenko se adentra al área chica

y los corazones se vuelven puños cerrados que quieren salir por la garganta

otros fueron aquellos tiempos en que los rayos eran puñales

hiriendo las costillas de la cerca

la noche asoma su rostro en las panderetas de hormigón

todo queda en calma

pájaros descienden de los árboles

los navegantes entran felices en el sueño

donde habitan planetas nuevos

y submarinos espaciales

surcando el oleaje de la vía láctea.






                            DE PRONTO ALGO HIZO CRACK EN MI CABEZA


De mis ojos volaron pájaros que se ocultaron entre los matorrales

dejé todo


afuera las calles me esperaban

con los vagabundos poblacionales comencé a pararme en las esquinas

a drogarme

a escribir tu nombre

con mi semen – con mi sangre

les leía poemas que ni siquiera yo entendía

hasta que una tarde despertaron del trance y…

!Vira de acá! - me dijeron


Entonces me vengué

saqué mis cadenas y patee algunas mentes

en la mirada perdida de una anciana vi a mi madre

y el rostro de toda una generación

huérfana de padres

un cementerio de barcos oxidados me esperaba al fondo del abismo

esperé las llamadas correspondientes

pero nadie acudió a mis señales

no quise buscar a ningún exorcista

preferí refugiarme de los granizos y besar tus pezones

¿dónde estás ahora?


Es medianoche y no tengo a nadie

let me break inside / let me break inside







                              LA BREVEDAD DE LOS DÍAS


Despiertas asustado

en el momento exacto cuando Vincent Vega

le dispara al muchacho negro dentro del auto

apagas la tele

Soñaste con tus amigos de secundaria

pendejos todos en el cuadro de licenciatura

algunos con gel en el cabello

audífonos en los oídos

Jamás la película es del todo clara

y vas escribiendo tu propio guión

solitario bajo un árbol de la plaza regional

todos hijos de obreros

avanzando apenas por un túnel subterráneo

ciegos de ira

algo lentos y poco delicados en el acto de amar

llegando a un patio donde existe otro sol de verano

otro sol más ardiente

capaz de quemar tu piel cuando tocas el cemento

Bebiendo cerveza helada en la cancha de básquetbol

extrañe tu mano

tiernas mariposas se estrellaron en las ventanas

hermosas chicas nos miraban desde sus salas

mientras se pintaban los labios

yo también te miro y envío cartas que dejo inconclusas

estúpidos juegos de alguien que da sus primeros pasos


despiertas del leve sueño

¿PULP FICTION nuevamente? Has perdido la cuenta

manía de revisar plano por plano cada detalle

seca la boca

bebes un sorbo largo de un asqueroso jugo

llevas tus manos a tu rostro carcomido por el hastío

descubres algunas canas

piensas en el futuro cuando tengas 40 años

las comidas familiares

el estar y no estar

Ya quisieras encontrar en tus manos la respuesta

atrapar lo que nunca será dado

te has ido en el aire junto a los cardos que una vez te regalé

¿a qué dios extraterrenal nos entregaremos?

¿a quién sacrificar?


Despiertas del sueño

la gata hurga en la basura restos de algún almuerzo

afuera la tarde agoniza

se escuchan ladridos distantes

cierras eléctricas

un megáfono que anuncia huevos en oferta

y llantos de niños


un pastor alemán muerde sus pulgas

recostado

sobre latas de zinc.










Nino Morales - Escritor, Guionista (1991, Puerto Montt. Chile) Ha publicado en “Zapatitos con sangre, 66 poetas del Fútbol” por ediciones Cuarto Propio, “Surales” antología de crítica literaria por ediciones Balmaceda Arte Joven, Mal de Ojo (Revista, Santiago) Monolito (Revista, México). Ha participado en diversos encuentros literarios a nivel nacional e internacional. En el área audiovisual es idea original y guionista del cortometraje Abisal. Galardonado con el primer lugar en la 19° versión del Festival Internacional de Cine de Lebu (2019) Ha recibido distintos reconocimientos entre ellos: Mención de Honor en el Concurso Gonzalo Rojas Pizarro 2017(Chile). Mención de Honor “Premio a la Palabra” 2018 (Buenos Aires) y Tercer Lugar en el XIV Concurso Literario Bonaventuriano de Poesía y Cuento (Colombia, 2018) .


Escrito por

Willy Gómez Migliaro

WILLY GÓMEZ MIGLIARO (Lima, 1968) Poeta, profesor de literatura y corrector de estilo


Publicado en

Poesía

Poesía en lengua española