VacúnateYa!

Ivan cruz y julio barco

Poema de Julio Barco

Publicado: 2019-12-26




                                                          DIARIO


El agua caliente no me recuerda a nada, estuve lejos de mi ciudad, lejos de todo lo que amé. Tú, por ejemplo. Y toda la pasión que sentí por ti, ¿dónde está? Y la mañana se abre, y las personas cruzan las calles conversando. Bajo a ver a mis hermanas. Subo y escribo este poema largo y maltrecho como un gallinazo resplandeciente a la vera del Rímak:

Siempre puedo escribir, ¿debo hacerme un ermitaño

                                  A los 30 años

Y encerrarme en mi casa a escribir millones de versos?


¿Debo escribir un panfleto cósmico

                       Explicando la disolución de las mentes

                                              en el zurcido cuántico?


Mil años grito, mil años me emborracho.


Inutilidad de mis largas piensas y mi perfecta

                                                         inteligencia

Buscando un ceviche que destruya la depresión.


Sexo, sexo, sexo.

                     Perfección de la mente.

                     Yo mato mi depresión con ceviche.

          Mi soledad quizá algunas muchachas que

Aún recuerdo.


Sexo, sexo, sexo.


La sociedad se desmorona. Incendian los supermercados

Y el amor cuelga de los grifos y establecimientos titilantes.

                          ¿Crees que aún

                                       pienso en ti?

                 El amor cuelga de tu mente:

atravesado de itinerario, cajones, aserrín, esperma.

                      En ti y en mi errando:

atravesado de luz, inundando de fuego, botánico

                          En mí y en todo:

por los días, andando entre calles y ventanas donde

               El alfeizar se abre frente

                                                            a todo siglo

como murciélago

                                            sollozando

                                Un libro grueso de Heidegger subrayado con lapicero

                                                               Pasan

una película de Woddy Allen

                                                                         en la tele.

                  Estoy enamorado de una niña

Que pronto viajará a México

                  Y yo seguiré en mi Enorme y Sucia Ciudad.


La poesía es otra ciencia,

                                                                               acotas mientras

                                Miras a un grupo de jóvenes ansiosos

observando una pantalla

                                                             En un escaparate.

Cuando, por las noches,

                         Espero mi bus en Puente Trujillo

Y eventualmente

                              Voy por la Evitamiento

Pienso en ti.

                       Observando calles mojadas por tu ansiedad, buitre

                       Te dicen los tombos:


Cuando vomitas tu rebeldía entre las cantinas

                       Y tu verso bulle.


Sexo, sexo, sexo. Miro la ciudad desde los puentes y camino

                             Quizás demasiado solitario y demasiado

Triste y banal y furioso y carente de sentido


                               Para que me ames

soy este idiota que escribe atravesado por su


                           Necesariamente gracia

                           Inevitablemente luz

                           Narcisistamente furia


¿Debo perder el mundo

                           para así abrazarte solo a ti cuando las olas

Revientan contra la ciudad

                            Y mis ojos negros y mis alas

                      Y un aire

                                                       Errante – casi místico-

vomite lenguas en las discotecas?


Nubes Lilas. Solloza el siglo. Diadema

               Del sueño: Mis ojos del 2019. Siempre puedo escribir, desordenar las flores,

                              Y acumular ternura.

                              Aclarar la mente tras

Andar por edificios, errar por calles, caminar


                              Entre frutas y torres eléctricas.

Y nadie sabe por dónde vamos. Qué sabes

                                 Tú, maldito

                                                    critico pagado por El Comercio.

Tú, joven trabajador

                              recién afeitado por navaja de plástico

Amarilla de una luka cincuenta.

Tú, joven usurero, empresario, que pone

                             Sus tiendas y hace mucho dinero


Y uno es loco con ganas y lucidez y viceversa.


De la ciudad como eje de discriminación, atunes, internet, y todos

                        Pastando la misma sopa de realidad

                                              y convulsión

Cuando yo me encuentro en Plaza de Armas mordiendo

Una manzana y

                                         Ardiendo, de mil formas

Integrándome a días con novelas de Kerouac


                              (que ya no son la locura beat de otros años

              Sino la realidad de ser pobre y vivir atrapado

                                                    En el caos/

                                                                                   y calles)

                  Y bebes en la oscuridad de la noche buscando amor,

Cantos perfectos

                                                     Rostros no apagados como llovizna

cortada de mayo.


Y soy las algas rosadas tranquilas

                                    del Mar, y las

                        Bombas cayendo en Siria.


                   Y uno va y viene hablando de Heidegger

                                            Mientras descorchamos otro vino

                   Y garúa es mi verso.


                 Con Ildefonso y Hernández dibujando

La nueva coordenada del viaje lírico.


                                     Y no estamos

                          En las épocas hippies donde todo era

                    Un itinerario de Churata Y la crítica a occidente


Como flor silvestre creciendo en

                                         las anotaciones de los críticos


Hay una mente tóxica que ronda cada

                  Calle de Lima angustiada por lo que dirá el otro


          Y he reparado en mi vida, como un exquisito

                                      y luminoso

                         Poema que no termino de escribir.


               Y lloro, y grito, y salvo, y enloquezco, y pienso, y me abro a

                   Toda totalidad.


Mal descafeinado para tu gusto por el rap de Canserbero


                      Pero también amas los boleros

                                                      Libertad y guerra; son otras

Épocas, cabinas de internet, raperos hablando

                                                 En las redes sociales,

cansadas figuras vetustas

                                                                : corroen el ser, y veo

Mi infancia errando entre peonías y

                                Mi Jodido Exceso de Confianza.

            Ex –sexo de con/fianza



                             La cabeza de los poetas como perros

                                       Atados a una luz desvaída

                              Medalla

                                                     Y su Laurel.


                                       Variada simetría de la mente:


Yo escribo así, fulgor ansioso, pero capaz


                                Errando claramente entre las calles,

convulso de voces, calles, anaranjado verde,

                                 De colocar detrás de tus ojos mi balada,

            No lo dudes


Capta: estamos abriendo el juego, y toda


                         Crítica dicha en este instante nos

                                                                  abre todos los instantes,

                          Y toda flor que sujetemos será fruto

                                         Entre años donde no hemos sido

Yo sé que soy maleado, que mi mente es brutal

                 Como mil mediocres contradiciendo mi temblor

Pero voy ciego, niños, voy ciego de ambiciones,

Erecto

                         En el oleaje

                                                           Y el oleaje soy

Derrotados ni empecinadamente dibujados como el horror.


                         Rujo como un animal

                                            Abriendo el un hueco:

Que yo vi mientras Bruno Pollack me mandaba

Una foto de Arder desde una avenida en Canadá

                           Y yo pensaba en la carretera


         Con Bocelli y casi muertos

                                    (yo sé que aún somos tiernos,


Que no todo está totalmente perdido, por eso

                             Atado mi idioma a lo real

                                      Todo se pierde: mueren

                                       Y se pierden las ambiciones y nada)

                                       Dibujando propios horizontes:


Escribiendo en una calle llamada ciudad, presente que

sin duda reclama,


Este invierno fue lucidez:

                           Casi todo esto es el poema,

Casi todo esto es un papel oficio donde

                Entran ovnis y corrupción y patas

O caos escuelas calles desvaídas

               Como mi corazón

Que pintan compulsivos cuadernos

                               Que rasguño contra mi Caos:


Mi Mediocre Sistema Social, todas Mis Eras,

                          Contra el Eje de la élite,

                           La Bulla Que hace Mi Mente

                           Atada a todas las mentes.


Que mueve el SISTEMA de Literatura y Poder

                             Corté mis ojos


Contra los mediocres atados a los foros del Facebook,

           Contra los mediocres atados a la realidad de sus estéticas

Contra la tonelada de poemas que no dice nada

           Contra el olaje de discursos que se revientan


Como vidrio alado, con ternura, y nada más que espuma

Contra los grandes teoremas escritos en Mármol

             Contra el Control de la Mente

Contra el Impulso de la Muerte Contra la Ansiedad

             Contra la violencia contra las mujeres Contra


La muerte Contra la gloria Contra la semántica

Contra la calle Contra el árbol Contra el golpe

Contra la luz Contra la teoría de las cuerdas


Estéticamente deambulo, estéticamente sin otros

                       Horizontes, calles,

y todas las ideas se abren

                                Ladeando el rostro por el Terror:

                                         frutas frescas, todo este tiempo

                             hablando solo me conduce al verbo


Ahora estoy sereno. Pienso

                          en todo lo compulsivamente

                               Escrito para no morir

                                               en el sopor diario.


Y GRITO, a dónde ir? ,

                                         a dónde desemarañarme

                   Del horizonte,

a dónde se desasosegadamente libre, delirante, como

Un carrusel sin sentido, como eje más allá

                    De lo instintivo.


              Até mi cerebro a la poesía

                Se me abrió el movimiento

                                                        De los astros

                 Cuerpos desnudos


Todo poema es teorema de algo que no sabemos qué.


                 Se habla del lenguaje, de la alquimia,

                                  de la gnoseología

                  Como cuántica o esquema de Ferner sobre tus ojos.


Y todos los poetas son gotas del mar que

                           Salen de la fuerza de la Naturaleza

Y golpean hojas y latas de cerveza y ensayos sobre el

Lenguaje de Montalbetti


    o bellos tomos de Auden

                        Que leí en pdf hace tres

                         Horas.

                         Te hablo de la vida:


                               Muchachas creciendo en casas, claridad

De nubes, -estofados entre versos, telos, calles

                                Sin otro trazo que tu desnudez-

                                                      circunloquio de lo desafinado,

Fosforitos entrando en orejas para suavemente

                    Calmar el escozor; música

                    del instante: arañé el diagrama de mi mente

con perfecta y serena

                l i b e r t a d.


Y yo escribo, yo escribo, yo escribo como vivo, como bebo,

digamos yo )como canto, en la cama, en la calle,

en la soledad, en la mente, en los días, en los siglos

digamos tú, ellos, etcétera) en las mojadas ideas,

en la tristeza, en el pesimismo,


                               En la mierda, en la mediocridad, en la dulzura,

Escribo:

                                Abrí cuerpos

                                Me robaron mi llave a la vera del camino


Llegué por las noches

                                                      atónito de luz, de calles

De cuerpos que siento latir


                      Y la carretera Evitamiento

                      Rugía de poemas nunca escritos

                          Y Puente Nuevo

                    Hégira de calles y asfalto.

                           Era miseria y terror y niñas ofreciendo


galletas soda


-¿Qué es el sueño de tu cabeza que titila detrás de todas las coordenadas que se abren como medias, medusas y también mare verdes donde nadie te espera?

-Una flor.

-¿Qué es el rostro de la niña que amas?

-Una flor.


                                   1)Toda mente veloz convulsiona

en la mediocridad de un país que arde, en la huelga

de los profesores enjutos


                             como aguinaldos, (y si uno se para a mirar

                             desde Plaza San Martín puede otear

                               la luz como furia, el esfuerzo


de millones de hombres y mujeres del Perú que llegaron

                                       de Puno cargando sus maletas y mochilas y ollas


largas y rojas con arroz,papas,y eventualmente pasaron todos

profesores,magros suelos, el Estado ridiculizándolos

con sueldos enclenques

y yo los vi a todos en Plaza San Martín


Y mis ojos eran locos y puros y niños dementes buscando


                             estrellándose en sienes

abiertas, en guijarros y calles,


en las estrellas de Marte, en la infancia.


                                       2)Y yo sentía que todos miraban

                 Mi texto como un animal

                Pero me abismo y llego

A la misma calle: mis ojos en el vacío

De la realidad de signo, un taxi

Y mi rostro con luces azules

Y rojas. Tu rostro.

El instante se comba.

Veo el mundo y su desastre

No hacer nada

Copular

hermanos míos

La serenidad de Shelley no nos pertenece

Buscad

La paz perdida

Y los cuerpos convulsionan entre sí

Se dispersan

Y abren como poros u apios

En la lectura y la bondad:

Y tu yo se multiplicará

Incesantemente.

¿Hay bondad en este

Mundo de ricos, empresarios,

Calles como chanfaina,

eternos

Gobiernos emputecidos

por

el Fujimorismo?

¿Hay bondad como cuerpo,

Como junto

Atravesado en el desvarío

En la irrealidad

Del sueño

En el sueño de la realidad,

En el sexo del constructo social

En el tropo

Simétrico de tus labios

Como

Peras mandarinas manzanas

Misericordia para el fornicio

Y el viento extraviado

Entre azucenas y calles.

Regreso y vuelvo

Nazco siempre

Escupo contra todos los que

Envidiaron mi luz

                     Recobro

                                   Y arrojo

La bilis que cayó sobre mi faz:



-¿Estamos atravesados en una época repleta de incertidumbre como pájaro cayendo entre esteras y encontrarte no es oración perfecta que yo coloco entre tus ojos?

-No.

-¿Estamos soñando el juego de la metamorfosis de la mente como una orquídea arañando el horizonte?

-No.

-¿Estamos caminando dentro de nuestra perfección como alocados mensajes de discursos convulsos?

No.


                                   Yo construyo Paraísos

                                        Psíquicos,

                                              Y mi serenidad

                                  Es el ímpetu con el que

                                    Canto vivo fornico río

                                Y todo mi rostro

                               Son todos los rostros

                                 Yo escribo en los hipervínculos de esta ciudad

                                En la furia de los pétalos

                               CAYENDO

                              Entre tantos papeles tantas

                              Mujeres tanto amor

                              Tanta llovizna y borrachera

Y mi cuerpo

Son todos los cuerpos

Caminos Mentales

Días y Noches

Y busco y encuentro

Siempre tu cuerpo

Bulliciosamente

Sereno

Vamos

A beber caminar

Perder el tiempo

Como toda

Posibilidad de

Luz.

Y todo mi acto es total

Como abrir el teorema de cantos

Y mi sangre y mi deseo de encontrarte

En la exacta dimensión

Que embrutecidamente gira por

Ti, para mí,

así.

La misma niña

La inocencia como un

Garabato que

perdemos

Y creamos

Estrujando nuestros

Rostros

Al píe del invierno

Al camino

De los barrios tranquilos

Y la serenidad

Es vieja canción

Y el cuerpo se exalta

Y toda sinapsis

Es el viaje que sostengo

Sobre mi fe.


                               En muchos rostros


Hay que pasar de la metáfora irónica

A la realidad de la irrealidad de discurso

Y cerrar cuadernos

Y expresarnos en tercera o primera

Persona. No tu yo, yo, sino

Cierta música

donde los disfraces del ser caen.


Y se agolpan contra la sangre.


Como cuerpos y calles

lanzando el verbo en flores

Como mi sexo y el atún que abrí

Para seguir cantando

Detrás y en el centro de todo.


Agridulces que se abren y enredan sobre

Mi piel tu piel la piel de lo real

E irreal como un iris que yo coloco

Sobre tus ojos de lechuza.

Y delicada manera de atacar

                                                         El tiempo


                                  Atrapado por ejes

trazo tu bello rostro con paz sobre el papel


                                    (Y no obstante, cantando

En el tedio,

                             En la música de la

Paradoja,

                             En los cuerpos ataviados)


Donde todo te empuja a la mediocridad como un solo camino.

Donde todo cuerpo se encorvada ero yo me arrebato

Cansancio (teclados de plástico

                                    y gemidos)

Donde toda mente digamos limpia en sí misma es luz mojada

En mi cuaderno.

                                                      Y gimo entre los edificios,

                     Y amo a todas las muchachas en ti,

Y toco casas, puertas, escribo semáforos.


                               Todo se abre

como una sola cadena de autos

                                en la carretera, llega mi amiga:


-¿Te acuerdas cuando jugabas de niño y tus revistas eran casas y tus poemas eran apenas pensamientos amontonándose como hojarasca sobre el asfalto de tu mente y la luz del verano tatuaba su ruta?

-No.


Triste y serenamente desordenada

                                                                   Como una orquídea

Me cuenta que casi la meten a un centro

                                                                               De rehabilitación y llora

y se sacó la mierda cuando intentó huir

                                                                                 Por el camino de tierra y flora

Silvestre verde glauco como un eje

                                                                                de la naturaleza

                                                                 y/o proclama su incomprensión

y/o besa cuerpos y/o sueña

por un

                       pequeñísimo teléfono celular.

                                                                             Triste y silenciosa

                                      después de que

                                         casi la metieran a un centro

                                        de rehabilitación

                                                                               solloza su soledad en mi

                                              habitación:



                                      Y hoy no carreará en Lima

                                     Y entro en los bares

                                     Y comprendo todas las mentes

SU KAOS                    Y me ahogo en la mía

                                    Y todo el sueño es un Sol demasiado luminoso

                                     Y ahora camino perdido en los parques

                                      Y ahora bebo y espero

                                      Y ahora soy simetría

                                      Y ahora habitaciones que se abren

                                      Y anochece

                                       Y lloro Y canto Y me desgracio

                                        Y caigo en todas las contradicciones

                                         Y te amo demasiado

                                       Y mi poesía es una bicicleta en la perfección

                                        Y te amo demasiado

                                        Y mi caos no es tu cuerpo

                                        Y en la violencia de los cuerpos no hay vacío

                                        Y quiero que me abraces

                                        Y somos la tristeza de un Dios suicida

MI KAOS                        Y confundirme en tu piel

                                         Y reírme de todas las locuras

                                        Y jugar y ser Dios

                                       Y perder todos los nombres

                                       Y acumular Mar en la mirada

                                        Y dar circunloquios como cachalotes rosados

                                           Y hoy no carreará en Lima


1) Todo Te causa vergüenza,

                                                          Muchacha perfecta

pero cuando

sales de Lima, carretera

sin tristeza

Deseamos estar juntos Y sostener el fuego

Deseamos vencer al Animal que es el Perú

Entonces lejos de la Orbe

Te brota la música

Y escribes tu camino

Los dioses han muerto

Pero no somos libres

Cambiar la mente y entrar en activa conciencia,

¿Delirios al pie de Verano?

¿Extrañaré por siempre tu cuerpo?

Y casaca bluyín zapatos negros

en media hora

-acuérdate de que verso es no sola ni necesariamente:

Cópula, o rocío, o silencio- Saca treinta lucas.

Y me dice que de niña

mataba gallinas en la casa de su madre,

Barco no volverá a quererte, muchacha.

Y con la sangre invocaba

espíritus egipcios

Con rostro de cocodrilo

Versos que ya nadie lee de Chocano, e incluso,

Cuadernos tristes con hojas limpias.

       (no se vaya, el lector,

                                                          a asustar.

            La angustia crecía en el Lirio

                     Y toda banalidad

                 Respiraba + Ardía sobre

                                                                          La paradoja de mi luz)


-¿Estamos atravesados en una época destrozada como mi cerebro inventando canciones de amor mientras todo explosiona dulcemente?

-No.

-¿Estamos soñando el rostro de la parábola donde todo se fría e incluso todo sea solo el juego desasosegado de la mente?

-No.

-¿Estamos caminando de forma incipiente por este terreno sin otra razón que tu soledad?

-No.


                                  2) Y sostiene que por eso

Su madre creyó

Que era esquizofrénica

Hasta que

su madre vio

el mismo hombre reptil.

Y le bajaron

Su dosis.

Le dieron unas gotitas de cannabis

Sativa.

Y casi aborta el miércoles,

Su pareja es

Un flaco triste que aún la extraña.

La vida: Debemos.

Sudamos.

Escribimos malos poemas

Hacemos buenos poemas.

Nos perdemos

En otros ojos

Cruzamos un puente de madera:

¿Captas?

No

Hay otra canción

Que el desorden

El universo

Se destruye

Es un Dios Suicida

Y nadie me ama.


                         3) Pasa el calendario. Las piedras

Siguen las formas del tedio.

Escribo para ser libre,

forever, aunque

atrapado en la alquimia de deseos,

es decir,

de nombres

atrapado en mi cuerpo en años

escritos bajo el flujo de la conciencia

Y sexo

silvestre, atado

Con la violencia del mar,

A mi idioma iridiscente.

A mi zodiaco solar.

4)Y suena mi estómago.

Y Alberto entonces

Afirma que no somos libres dentro de la

Construcción social.

Y sé que todo me trajo aquí:

Ando, escribo, escupo, anoto, converso,

Canto, río, sollozo, soy nada, me alboroto

Mi mente, mi mente,

ABRÍ libros, escupí rostros,

amé

Y algunos me creen drogo

Porque no me organizo

para sostener una vida

Pequeña burguesa. Y el Sol

es el mismo misterio.

Sé que somos vacío.

Sé que somos contradicción.

Sé que somos mierda y días

Y condones.

Y sé que somos ternura, fuerza, llama, vida

Flama e incomprensión,

Algoritmos, algo ritmos, algo ríos,

Misterio, tic taqueo de palabras,

Violáceo cielo amanecer húmedo

Lucidez y agitación mental y una voz que

Corta toda mediocre ofensa.

Y esa es mi virtud: Mi Soltura con el Verbo.

Y mi Soltura con mi Idioma.

Y mi delirio y su idiosincrasia.

¿A dónde va

El Perú en veinte años?

¿Qué necesitamos cómo país?

Abro un libro de Montalbetti

Donde me dice – como en algún

Verso César

Moro- no hay país. Somos rostros,

Se desordenan los sentidos

Y todo trabajo es andar

anotando eventuales poemas.

Escucho hablar a los poetas

Del 70:

Marco Martos: La poesía

Te hace famoso solamente de nombre.

Y yo sé, yo sé, yo sé, yo sé.

Y escucho hablar a los poetas del

60:

La vida es que encontremos

El sitio donde ubicarnos en el Estado

O dónde.

Y yo sé, yo sé, yo sé, yo sé.

(Detrás, en la luz

Roja de la Claraboya

Suena

El gorjeo de

Los cuculíes)

Del 2010- en adelante:

-pegué aquí una foto de hace mil siglos

hace miles de siglos mi yo poético no era un planetoide vacío-

Niño 1: No hay elementos que exploten más que mis ojos

Reventando contra el delirio y el sueño

Niño 2: El delirio es saber que nada existe,

Salvo tu fortaleza para delinear nuevos ejes

mentales.

El poema que sueñas es el que escribes

Delirando

Atravesando sueños, épocas, siglos.

Niño 3: El veneno de la ansiedad/

las flores de la putrefacción/ lo plástico de todo el sistema

que usamos/

El exceso de azúcar y el cáncer

Las flores lilas y el sida.

(no obstante, la poesía se guarda en hoja de Word en carpeta amarillenta como

lágrimas titilando)

(Lunes de cualquier año: Y hay tráfico en Abancay pero vos

Lees los nuevos comentarios sobre la novela peruana:

Raro coleóptero es el tiempo.

Rara droga la poesía.

Y el artefacto de tu mente es el salvaje poema que abres.

Canta. Canta. Canta. Canta. Canta. Canta.

Y heme aquí:

Yo quiero estar en lo nuevo, yo quiero estar en

Lo que nace en todos los instantes.

En lo que no tiene forma quiero estar, en lo que

Ni si quiera está totalmente dicho, quiero estar

Y escucho hablar a mis testículos:

Semen, cambio, revolución, coraje, fuerza,

Convicciones que revientan contra tu ser

-todo ese movimiento intestinal neurasténico-

palabras en las que yo devuelvo

Y escucho a la Orbe, su bella lucidez

Extraviada en este no –ser

Y caos

Y armonía Mototaxis ardiendo de delirio

Chuseados amigos que hoy boxean

Por un mejor futuro

Y todo es el sereno

poema de rostros

A las seis, entre calles mojadas

y asfalto

Refulgente. Sin eje semántico ni sentido de

mi tiempo.

Qué hacer. Y todo es el sereno

Poema de cuerpos, calles, niñas,

Qué decir?

Y heme aquí en el fuego de mi resplandor,

Lucidez es el concierto que doy a esta época

Aquí donde se abre el mundo

La época me descubre atado a todo

Y gruñendo mi música

Gramática de fuego

Y todo ha sido descrito,

pero yo me sumerjo en mí

Y brota nuevo arte.

(Yo + Tú) = La tarde es particularmente fiebre por seguir andando

Mis ojos inmensos.


Y Jorge Pimentel dice:

            1)En mi tiempo era un crimen rugí mi lenguaje entre mierda y liliáceas flores


Ningún pata

me dejaba hablar

De chelas o ceviches o mariscos

OJO: Que, no obstante, me ubicaron

Frente a tus ojos

Y mi delito fue soñarte

Este perfecto movimiento

de dedos.


2)En mi tiempo era un crimen pensar mi lenguaje luminoso como calles

                      Por donde convulsionan petardos y / o anochece:


Crear este Dios

                        que tú sujetas entre tus dedos.

                                                          Sin artificio, sin ornamento mayor

                          Que tu realidad en mi realidad

                                                Que mi temblor y mi fiebre

Reverberando como todo el frenesí

                                  Este Dios que avanza

                                                  Entre bulevares y neurociencia y pdf de Focault


                  Oleaje psíquico de mi Mente Mi ver so

                           Y deseo ver los ojos de                  Se ondula/

                                                           cae/vaga/navega

Chilla/llora/ se deshace/ se destruye/ grita:


                                   Sistema          Operativo que uso

En el que digamos

–pierdo la paciencia-

Aburrirme entre mis gatas y las personas

Con su mediocridad encerrando los ejes

De mi ansiosa libertad

Y frases subrayadas de Joyce que eventualmente

Agrando o achico en mi Pentium 4.

Y todo explota en tu mente y todo te conduce a la angustia,

A la coca,

A la sangre, a la prostitución, a la mierda.


                          Todo principia. Todo se abre.


Todo ansiosamente nos devuelve a nosotros mismos.


Todo simétricamente muerto y lánguido.


Todo terriblemente líquido y todo gozo es instante finiquitado en ti.


Todo en bicicletas, suaves cervezas, garúas y mierda y árboles.


Todo cojudamente escrito y convulso y enamorado.


Todo inquieto, salvaje, eterno .


El invierno no es solo un viejo ebrio que narra

                                               La aventura de su vida, sino

Claro está, el

                                            que trabaja silencioso.

                     Ataviado.

El invierno fueron muchas cervezas heladas.

                        Y esta flor.


No aterrizaré un tropo explicando que la

                    Discriminación

                                        (nada brota tan fresco como mi luz)


                      es veneno para nuestras letras

Ni deliraré

                       Lanzando sonatas como violencia

                                  Más las croquetas que compro

                                                diariamente.


Todo ansiosamente gira en el mundo y yo no tengo nada sino

Lo que por ti siento

                                                    Y i love niña


              ¿Cuántos de tus versos cambiaron

                                                                              algo del mundo?

                                                Café caliente, no sé

                              -delirio, cirrosis, malos poemas, embotellamiento, realidad-

            Qué es mi infancia, mi adolescencia terrible

                                                                                                   Como un ciempiés?

              Y mi poder es infinito.

                                                               Intentar poemas desbocados,

                                                                                                         rugir como animal

              Errar de soledad entre las buganvilias

Metálicas del atardecer.

Errar en la diafanidad de mi verso:


                               Esculpido con macabra sinfonía

               Errar en las pampas, entre

                                                                                   piedritas y cabellos de ángel

                Y calles angostas:


                                                        Sinfonía y demencia

               Mierda y prostitución


                                                        Lucidez y rebeldía

                 Y yo marcho solitario andando polo negro Latinoamérica

                 Y miles de puchos

                                                               Arrojados a la carretera


                                 Y los ojos rojos

                                                      Calles y escenarios donde nos

                                  han tildado de pobres, vagos,

                                                    Anacoretas, furiosos diletantes,

                                                                 viviendo a inicios

                            del siglo entre purulentas Máquinas


Y caigo y mis ojos de gato perro se abren:


                            estornudo y entiendo todos los versos:

                            Una máquina que ama pulveriza el caos.

                             Una máquina que sacude tu mente es paz.

                             Una máquina de la felicidad es ciencia.


                             Y flores como lúgubres canciones abiertas

                             En el desastre / arañados

                                                  Por tus Ojos

Atacados por el pánico el resplandor la dosis

                            De toda tu mente dentro

                                       De la furiosa máquina de lo real

              Al resplandor

                                                 De tus manos

Y mis ojos

                    Se ajan

                             Y todo es verso que yo

                     Enjugo entre mi sed y mis lágrimas.


                 Y mi vi arriba, escribiendo todo

                        En la luz de la luz.

                     Y reí para siempre.

                        Enjutos ángeles que sueñan

el mundo                                                       en el caos

                                 de su computador

                             mientras me rasco los testículos.


                                            (    *     )


               Me olvidé de explicar-te que la soltura

                         De mi mente es directamente

                                 Proporcional a mi ser.


Y me angustio y olvido

               Descifrar tedio sobre signos

              Signos sobre las nubes

              Donde murmura el invierno


               El instante que se dice a sí mismo

               En la mente que se reconoce


               Yo creo que todo es muy sencillo

                De entender.


               Me olvidé contar que deambulo

               Armando nuevas conexiones sinápticas.


                Me gusta tomarle fotos a la Luna por las noches.

                Y observo sereno todo, y todo es mi

                            Ciudad las calles los placeres

                            Sencillez. La ventana y el cuarto.


                 El cuerpo desnudo.

                          Y digo que conocerse a sí mismo es luchar

                 Contra todo lo que

                           Te destroza: calles, envidia,

                  Cuerpos, colores, éxtasis

                                               donde el toráx

                                         Se contrae y suda

                           Y la lluvia

                                  Es energía

                          En la que yo te busco:

                                          Y te encuentro



                                             Bus, el chino, 2019



* En la fotografía el autor junto al gran bolerista peruano Ivan Cruz






Julio Barco (1991) Autor de los libros Me da pena que la gente crezca (Arteidea Editores, 2012), Respirar (La Chimba Editores-2018-Premio Gremio de Escritores), Arquitectura Vastísima (Editora Huachumera-2019-Premio Huauco de Oro), Arder (gramática de los dientes de león) (Editorial Higuerilla-2019), La música de mi cabeza-volumen 7 (Lenguaje Perú -Editores) En novela, este 2019, presentó Semén (música para jóvenes enamorados) (Lenguaje Perú- Editores)

Este año de 2019 fundó la web Lenguajeperu.pe. Además es fundador y director del grupo TAJO, redactor de Literalgia, y gestor del proyecto cultural Poético Río Hablador. Sus poemas y ensayos pueden encontrarse en www.google.com. Viaja y participa activamente en la escena de poesía contemporánea.


Escrito por

Willy Gómez Migliaro

Willy Gómez Migliaro (Lima, 1968) Poeta, profesor de literatura y escritura creativa, asesor literario y corrector de estilo.


Publicado en

Poesía

Poesía en lengua española